Cátedra UNITWIN-UNESCO Silos
Lunes, 21 enero 2019
 
 
 NUESTRA MISIÓN

I. Contribuir al desarrollo humano de los pueblos, aplicando el potencial del colectivo

profesional de médicos y profesionales de ciencias de la salud y vinculado a la creación

de redes internacionales.

II. Fortalecer la cooperación entre las universidades y, en especial, apoyar la enseñanza

superior en los países en desarrollo a través de la cooperación interregional y regional.

III. El impulso de estudios e investigación de tercer ciclo.

IV. La creación de estrategias y mecanismos destinados a una transferencia rápida y eficaz

de conocimientos y su aplicación a las condiciones y necesidades específicas a escala

nacional y local.

V. La creación y desarrollo de redes interuniversitarias de instituciones de enseñanza

superior y otras instituciones entre países, por medio del hermanamiento entre centros,

el estímulo para la movilidad académica, el intercambio y otras formas de vinculación. 

 

  

 VISIÓN

 

I. Cooperación al desarrollo lo entendemos como un instrumento de políticas efectivas

encaminadas a la reducción de la pobreza y al compromiso por la defensa de la salud

y la igualdad de oportunidades como un derecho social básico.

II. Entendiendo la salud como un derecho social básico,  consideramos que éste se debe

traducir de forma concreta, en el derecho a unos servicios sostenibles, preventivos y

terapéuticos, libres y universales, sustentados en un sistema de salud de financiación

pública y con recursos predecibles y suficientes. Dichos servicios no deben priorizarse casi

exclusivamente, como es la tendencia en los últimos años, hacia el control del SIDA,

la malaria, la tuberculosis, la salud reproductiva y las vacunaciones, en los países en vías

de desarrollo, o de determinadas enfermedades crónicas, en los países industrializados.

Aún cuando, la magnitud de aquellos problemas es considerable, ya que suponen el 15%

de la carga global de enfermedad, medida en discapacidad y muerte prematura, y

contribuyen al retraso en el crecimiento económico y a una pérdida significativa del Producto

Interior Bruto en muchos de los países del África sub – sahariana, esto no es suficiente para

garantizar el derecho a la salud y para contribuir al desarrollo. En este sentido, consideramos

que no se pueden ignorar otros problemas de salud, así como el hecho de que estas

intervenciones pierden su efectividad en el tiempo al ser  planteadas de modo vertical en

cuanto a enfoques-enfermedad y a menudo también, sistemas paralelos; dejando en un

segundo plano el apoyo a los Sistemas Locales de Salud, que constituyen la condición de

eficacia para la integración de dichas políticas de una forma estable y sostenida  en el tiempo,

en los sistemas sanitarios.

III. Se considera fundamental, por tanto, la coherencia de los planes y proyectos que se

desarrollen desde la Cátedra UNESCO, contemplando la necesidad de prevenir,   el riesgo de 

que se profundicen las tendencias de “verticalización” de la salud, continuando el alejamiento

y abandono de las premisas de la declaración de Alma Ata (OMS: 1978) que propugnaba el

desarrollo del derecho a la salud traducido en unos servicios básicos participativos, libres y

universales.

IV. "Respaldamos la descentralización como una forma de profundizar y desarrollar la democracia,

pero reconocemos que por sí sola no es suficiente, tiene que darse en el marco de sistemas

públicos nacionales, estaduales y locales, porque estos sistemas locales no pueden suplir la

responsabilidad de los gobiernos nacionales. La descentralización incompleta gnera barreras de

acceso y provaca más inequidad". (Declaración Fuerteventura)

V. “La democratización de las políticas de Salud significa garantizar el acceso y la adecuación de

los servicios a las distintas comunidades y personas, y la participación de la comunidad en la

toma de decisiones con poder efectivo para modificar y adaptar los servicios a sus necesidades

reales. El control social va más allá de una democracia parlamentaria y debe propiciar una

democracia emancipadora para los ciudadanos. (Declaración Fuerteventura)

VI. Todas esas tareas, que desbordan el ámbito de los servicios médicos, involucrando, en

particular, a todos los trabajadores de la Salud y, en general, a las sociedades y gobiernos,

conlleva la ejecución de acciones eficientes de cuidado de las personas. De esta forma, la

eficiencia tan preconizada por los neoliberales no es un fin en sí mismo, sino un instrumento

imprescindible, aunque no exclusivo, que puede garantizar el cuidado integral e igualitario de

la salud de los pueblos”. (Declaración de Fuerteventura)

VII. Los Sistemas Locales de Salud (SILOS) constituyen una forma de organizar los Sistemas

de Salud dentro de la estrategia para lograr la meta de Salud para Todos en el años 2000

promovida por la Organización Mundial de la Salud. 

VIII. Los Sistemas Locales de Salud se caracterizan por la descentralización y democratización

de los servicios de salud contemplándolos como unidades básicas organizativas de una entidad

global plenamente articulada, el Servicio Regional de Salud, bajo la influencia integradora y

normativa del Sistema Nacional de Salud.

IX. El desarrollo de los SILOS no puede verse en forma aislada y significan la respuesta del

sector salud a los procesos de democratización y descentralización del Estado.  Representan,

además, una respuesta interna del sector para lograr una mayor equidad, eficacia y eficiencia

de sus acciones.